consejos para mudanzas
Hogar

Consejos para antes de una mudanza

Hacer una mudanza es fácil si se hacen las cosas con lógica y se tienen en cuenta los pasos que enumeramos a continuación.

Hacer una mudanza puede ser agobiante si no estamos bien organizados, porque trasladarse de una vivienda a otra o trasladar los enseres de una oficina a un local, es mucho más que meter las cosas en cajas.

Lo primero de todo hay que tomar papel y bolígrafo y hacer un listado de las cosas que hay que hacer, señalando las prioridades y los tiempos en los que se tienen que llevar a cabo. Luego toca ponerse de acuerdo con una empresa de mudanzas y escoger la que sea más profesional y de mejores servicios. En el tema de mudanzas lo barato sale muy caro así que hay que desestimar al amigo del amigo que tiene una furgoneta y nos quiere ayudar por poco dinero. En estos casos la profesionalidad importa mucho. 

Ante una mudanza se impone hurgar en los armarios y tirar o regalar las cosas que ya no se usan. Una buena idea es venderlas. Se puede hacer una fiesta de despedida o dedicar un fin de semana a que vayan pasando amigos y conocidos por casa a comprar cosas para ganar un dinero extra que seguro que hará falta.

Las cajas se deben de rotular, y otros consejos

Los amantes de la literatura son los que tienen más bultos en las mudanzas, de modo que también es el momento ideal para llevar algunos a la biblioteca del barrio o regalar los libros que no vas a leer. Hay que pensar que las mudanzas se miden por espacio y peso y los libros ocupan mucho y pesan lo suyo. Los que se tengan que trasladar se deben de poner en cajas pequeñas, de otro modo es muy difícil transportarlos, y hay que ayudar a facilitar las tareas de los operarios de mudanzas.

Las cajas se deben de rotular. Mejor que todas las cajas estén rotuladas por todos los lados, pero tampoco existe la necesidad de darles vueltas de 360 grados, y bastará con rotularlas por dos lados para ver que hay en ellas.

En el caso de los libros una buena idea es ponerlo por temáticas para que luego sea más fácil ordenarlos. Las cosas que se pueden romper, como los platos, se deben de embalar con mucho cuidado. Para ello se pueden aprovechar manteles, toallas o mantas para amortiguar las cosas frágiles. No hay que cerrar las cajas hasta que todo lo que pertenezca a una habitación esté metido en ellas, porque siempre pasa que queda algo por poner o un objeto extraviado detrás de un mueble.

Para la ropa lo ideal es usar cajas armarios, así se evita que se desplanche y la ropa se puede colocar en el armario nada más llegar a la otra casa. Las empresas profesionales de mudanzas cuentan con embalajes profesionales para cada cosa e incluso hacen seguros por si ocurre un estropicio, son la mejor garantía para que todo vaya bien.

A tener en cuenta antes de entrar en la nueva casa

Hay que cambiar de nombre los suministros de la nueva casa y darse de baja de los de la antigua para no tener que pagar por partida doble un mes. Lo mismo pasa con el colegio de los niños si los hay, se deben de matricular con tiempo.

Lo mejor de todo es hacer una lista de teléfonos de los servicios que puedas necesitar una vez en la nueva casa así como contactos de emergencia. Antes de entrar en la nueva casa convendrá limpiarla a fondo. Siempre se puede contar con un servicio de limpieza, y una vez instalados sólo queda empezar a entrar a formar parte de la comunidad para integrarse bien. Hay que darse a conocer a los vecinos y empezar una nueva andadura con optimismo. Y finalmente, para no perder los nervios haz una maleta con lo que necesites para vivir 15 días y abre las cajas y coloca su contenido poco a poco. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *