Descanso

Tu casa es de un solo dormitorio, ¿Y tienes visita?

Tu casa es de un solo dormitorio, ¿Y tienes visita? ¡No hay problema! Actualmente existen soluciones bastante prácticas con las que poder cubrir este “déficit” y conseguir así ofrecerles a tus invitados la comodidad que estos merecen.

Los colchones hinchables, una opción barata y práctica

Comenzamos con la que probablemente sea la solución más cómoda y barata de todas, que como ya hemos anunciado se trata de comprar un colchón inflable, el cual es ni más ni menos que una colchoneta adaptada al descanso, y que hace las veces de colchón corriente, aunque este presenta algunas delimitaciones y carencias bastante obvias. Aún así, no hay que olvidar que se trata de una opción eventual y que por tanto cumple a la perfección su finalidad: el permitir una superficie de descanso medianamente cómoda en la que poder pasar una o varias noches sin que tu sueño ni tu espalda se resientan.

Existen una gran variedad de colchones hinchables en cuanto a tamaño, formas, materiales, etc. Por lo que todo dependerá del presupuesto que tengas para gastar. Eso sí, desde colchonencasa.es te instamos a darle la importancia que merecen a dos de las cualidades que, a nuestro juicio, son más relevantes: la resistencia y la dureza del colchón. Y es que a todos nos ha pasado que, tras una noche durmiendo en un colchón hinchable al uso, hayamos amanecido prácticamente en el suelo y con la colchoneta ya desinflada. Esto no es nada cómodo, y se evita precisamente comprando un colchón inflable que sea, además, resistente.

El sofá-cama, todo un clásico

Otra solución bastante recurrente es la de adaptar el sofá al descanso de tus invitados, pero para eso debes de tener un sofá cama en casa. Y no todos los pisos lo traen de serie, ni todas las familias han decidido comprarlo desde un inicio a la hora de decorar su nueva vivienda. Es por ello que te damos las claves para que escojas el sofá cama más adecuado para ti, dependiendo de cuál sea tu caso.

  1. En primer lugar, tendrás que pensar bien para qué vas a darle uso: no es lo mismo tenerlo como cama supletoria, que como principal.
  2. Como te podrás imaginar, que sea fácil abrirlo y montar la cama es una de las principales cualidades que deberemos de tener en cuenta, ya que a nadie le gusta tener que pasar un mal y excesivo rato montándola, sobre todo a la hora de irse a dormir y poder descansar al fin, tras un día duro.
  3. El espacio. Evidentemente, no es lo mismo tener un salón bastante amplio que una pequeña estancia donde apenas y cabe el mueble del televisor, la mesa y un pequeño sofá. En estos casos, la cama deberá ser algo más pequeña, y probablemente no permita la posibilidad de incorporar un sofá cama de matrimonio en el hogar, pero esto no significa que no pueda proporcionar de igual forma un correcto descanso a quienes se queden a dormir en tu casa. Y esto nos lleva al siguiente punto: la calidad del colchón para el sofá cama.
  4. Y es que atrás quedaron los tiempos en los que estos eran incómodos, o estaban lejos de ofrecer las mismas calidades que las de un colchón y una cama habituales. Ahora es perfectamente posible inclusive el dormir en un piso donde la cama principal sea precisamente un sofá cama, y así ahorrar espacio y ganar al mismo tiempo en practicidad. Tanto los textiles, como el propio colchón en sí mismo, debe de ser resistente y de calidad de materiales contrastados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *